El Profeta ﷺ y el pecador


Por Suhaib Webb | Traducción por Gaby Loporto

Una vez vino un hombre a la mezquita del Profeta (Que la paz de Dios este con el) lamentándose por sus pecados. El hombre estaba tan vencido y triste que el profeta le dijo, “Di esto:

للهم مغفرتك أوسع من ذنوبي ورحمتك أرجى عندي من عملي

“Alajuma maggfiratuka ausa min dunu’bi ua rajjmatuka arya ain’di min a’mali”

El hombre dijo eso y el profeta (que la paz de Dios este con el) le dijo “dilo nuevamente.” El hombre lo repitió y el profeta le dijo “dilo otra vez.”   El hombre lo hizo y el profeta (Que la paz de Dios sea con el) le dijo, “levántate porque Dios te ha perdonado.”1

Durante este mes habrá, di Dios quiere, un gran numero de musulmanes que entraran y saldrán de la mezquita.  Mantengamos el modelo profético de la compasión y la misericordia en mente.  Todos venimos llenos de pecados, errores y cosas así.  Todos nosotros queremos escuchar lo mismo de nuestro Dios.  “Yo te perdono mi servidor.  Estoy satisfecho contigo.  Entra al paraíso.”

La gente que asiste a las mezquitas no debe olvidar que son una cultura sub-alterna que representa una comunidad musulmana más grande. Recientemente, 18,000 musulmanes asistieron a una celebración del día de independencia de un país musulmán pero cuantos musulmanes asistieron a la celebración de “Eid?”   Esto no significa que tenemos que rebajar a esta gente.  De hecho, lo que realmente significa es que estamos haciendo lo correcto.  No estamos llegando a aquellos que, como dijo el profeta de un creyente, “son como caballos que se alejan de su freno solo para luego regresar.

Por eso, se humilde, reconoce y trata tus faltas y corre hacia Dios.  Una vez, una hermana, que estaba pasando por algunas dificultades serias me dijo, después de haberle aconsejado de buscar guía con su grupo étnico en la mezquita de la zona, “ellos son las ultimas personas a las que yo iría para pedir ayuda.  Ellos me regañarán. Disfrutarían con mis faltas y destruirían a mi y a mi familia.”  Yo quede muy sorprendido.  Por que pensamos que el último lugar al que podemos ir para buscar ayuda es nuestra comunidad creyente de la zona?  Este es el momento preciso para que adoptemos el modelo profético de misericordia y compasión.

Le pedimos a Dios que nos bendiga, que nos perdone y que nos eleve.  Le pedimos a Dios que haga nuestra esperanza en su misericordia y en su perdón más grande que la tristeza que sentimos por nuestros pecados.


  1. Este incidente fue relatado por al-Hakim a través de una cadena de transmisión sólida que el considera el mismo nivel de estándar que la de Imam Muslim.
Print Friendly

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

More in Español (Spanish) (6 of 10 articles)