El mercado para la gente de fe


Por Suhaib Webb | Traducción por Aliyyah

Inshallah, intentaremos colocar notas de diferentes khatirah (platicas) dadas durante Ramadan. Eres libre de usarlas de la forma que gustes, mas no te olvides de hacer suplicas (duas) por nosotros cuando rompas tu ayuno.

Ramadan “El Mercado para la gente de Fé”

Imam Suhaib Webb Sociedad Americana de Musulmanes, Capítulo Área de la Bahía.

Alabamos a Al-láh y buscamos Sus bendiciones y que la paz sea sobre el Profeta, su familia, sus compañeros y aquellos quienes lo siguieron y los siguen.

Esta noche nos hemos reunido para recordar a Al-láh y para aumentar nuestra fe. ¡Qué Bendición! Esta noche estamos a sábado y estoy seguro que hay muchos otros lugares donde podríamos estar. Esto demuestra que hay mucho de bueno en nuestros jóvenes, hermanos y hermanas, que lucharon contra sus egos, rezaron el tarawih y están aquí para escuchar esta charla. Una charla que está rodeada por Ángeles (malaikah). Estoy muy orgulloso de todos ustedes y ruego que Al-láh los perdone y los colme de bendiciones y deseo darles la bienvenida. “Tomemos un momento para trabajar en nuestra fe”. Ésta era la declaración de los compañeros (que Al-láh este complacido de ellos). Así que, siguiendo sus pasos, “dediquemos algunos momentos a nuestra fe.”

La Fe es algo muy dinámico, que sube y baja. Por tal razón, encontrarás días buenos y días malos. Cuando tu fe está elevada, encontrarás que te es más fácil lidiar con las olas de la vida que buscan ahogarte. Por ejemplo, encontrarás más fácil perdonar a tu esposa si comete un error y ustedes, queridas hermanas, encontrarán más fácil perdonar a sus esposos. En general, cuando la fé esta elevada las cosas son más fáciles y la vida parece ser más dulce.

La fé es el combustible que mueve al creyente. Es este sentimiento, en nuestros pechos, que nos hace rezar dos o más rakats, dar un centavo más de caridad, bajar nuestra mirada o perdonar a alguien que nos ha hecho daño. Esto es lo que nos une con el valor de Hamza, la perspicacia de Abu Bakr, el gran carácter de ‘Aisha, la paciencia (sabr) de Um Salamah, los actos heroicos de Salahu Din, la abstinencia de al-Ghazzali, la fortaleza de Ibn Tammiyah y el valor de Malcolm (que Allah esté complacido de todos ellos). Sientes esa sensación, ese vibrar, ese calor en tu corazón, una sensación compartida entre la gente de fe. No se limita por el tiempo, lugar, tribu o grupo popular; sino que es un regalo que Al-láh pone en los corazones de los que se someten a Él y se esfuerzan por ser buenas personas. Al-láh (El Altísimo) dice: “verdaderamente, los creyentes son solo hermanos.” Por lo tanto, cuando un joven musulmán decide renunciar a los antros o a cualquier acción prohibida eligiendo lo que complace a Al-láh, puede entonces comprender el apuro que experimento el Profeta José al elegir la prisión sobre aquello que Al-láh había prohibido. Por lo tanto, la fe es una relación especial que existe entre nosotros.

La fe representa las alas con las cuales volamos y las muletas con las cuales caminamos. Es lo qué define nuestra relación con Al-láh, para eso es lo que es. Sé que existen varias palabras que se usan para describir la fe: imán y aqidah. Sin embargo, quisiera que viéramos la fe como la relación entre nosotros y Al-láh. Y puesto que la fe sube y baja, Al-láh (El Exaltado) nos ha proveído de un sinnúmero de herramientas para proteger y para aumentar nuestra fe. Esto es porque la fe es la cosa más valiosa que tenemos. Se le pregunto al Profeta (la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él) “¿cuál es la mejor acción?” Él contestó, “tener fe en Al-láh.” Podemos entonces concluir que la fe es algo muy valioso. Encontraras muchas promesas para la gente de fe mencionadas en el Corán y la Sunnah:

1. El éxito verdadero es para la gente de fe
2. Paz del corazón y de la mente
3. Tranquilidad en el sepulcro
4. Tranquilidad al ser Juzgado
5. Rápido pasaje sobre el sirat (puente)
6. Paraíso
7. Conocer al profeta y el beber de sus manos benditas
8. Ver a Al-láh en el más allá

Un día en Egipto decidí visitar el museo con mi familia. Mientras estábamos allí decidimos visitar la famosa colección de la momia. ¡Vaya! Debieron haber visto lo difícil que fue entrar en ese lugar. Tienes que pagar otra tarifa especial, hay otro detector de metales al entrar y al salir, también una gran cantidad de personal de seguridad. Hace algunas semanas un hermano me mostró su nuevo I-Phone. Debo admitir que realmente era impresionante; también me di cuenta que siempre lo traía en su maletín. El otro día salí de la casa con mi computadora y mi esposa me regañó diciéndome: “ponla en su maletín.” Por lo tanto, podemos concluir que no es suficiente el poseer algo de valor, sino que también debemos protegerlo si en verdad lo consideramos valioso.

Ahora, puesto que hemos establecido que la cosa más valiosa es la fe, quisiera hacerte una pregunta: ¿qué es lo que Al-láh ha elegido para proteger la fe? Pensemos por un momento en esto. De hecho, el más valioso de los objetos debe ser colocado en el mejor maletín.

El Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-láh estén sobre él) nos informó que los corazones de los creyentes son esos maletines. Así que, el corazón, estimado hermano y hermana, que late en tu pecho es el maletín, la caja fuerte y la cámara acorazada con la cual proteges tu fe. Por esa razón, es importante que mantengamos nuestros corazones limpios y los protegemos.

Al-láh (El Exaltado) fuera de Su gran Misericordia hacia nosotros no sólo nos ordena proteger nuestra fe sino que nos dio ciertas herramientas para protegerla y para consolidarla, así como el maletín en el cual reside.

  1. Oración – una protección diaria
  2. Jum’ ah – una protección semanal
  3. ¿Puede alguno de ustedes pensar en una protección anual? ¡Sí, mashallah, el mes de Ramadan! Ramadan fue visto como un tiempo tan ventajoso para la fe que los eruditos solían referirse a este como, “el mercado para la gente de Fe.”

Este mes está sobre nosotros y representa una gran misericordia. El Profeta(la paz y las bendiciones de Al-láh sean con el)nos informó que, durante este mes, las puertas del cielo están abiertas, las puertas del infierno se cierran y se encadenan a los demonios. ¡La narración de Ibn al-Khuzaimah agrega, “que cada noche un llamador señala “¡Oh buscador de lo bueno! ¡Acepta el bien! ¡Oh tu que hacer el mal! ¡Refrena el mal!” Shaikh Yusuf al-Qaradawi indica, “es como si Al-láh estuviera diciendo: “¡Oh negligente. Has descuidado mi servicio por 11 meses. Aquí, por Mi Misericordia está un mes. Si lo aprovechas se te perdonara y podrás comenzar de nuevo libre de pecados!”

Cuatro cosas que hacer durante este mes:

El Profeta (que la paz y la bendición de Al-láh estén sobre él) indicó que hay cuatro cosas que nosotros debemos hacer durante este mes. Dos que complacen a Al-láh y dos que son para ti, el siervo de Al-láh.

1. Decir la ilaja ila Al-láh (no hay mas deidad excepto Al-láh) en abundancia

2. Hacer istighfar (diciendo Oh Al-láh busco tu perdón)

3. Pedir a Al-láh el paraíso. Sugeriría le pidas a Al-láh, en forma de suplica (dua), que le conceda el paraíso a toda la Ummah (comunidad Musulmana), en ausencia de tus hermanos y hermanas. Para que los Ángeles (malaikah) ruegue también por ti. ¡Así, si haces esta dua para los 1.3 billones de musulmanes en el mundo, así mismo 1.3 billones Ángeles suplicarán lo mismo para ti!

4. Pedir que Al-láh te proteja del fuego del infierno.

Pedimos que Al-láh te bendiga, te haga crecer y te ilumine. Pedimos que Al-láh le conceda a nuestros hermanos y hermanas la fortaleza para superar sus almas. Pedimos que Al-láh bendiga a los nuevos musulmanes, démosles la comprensión correcta y hagámoslos buenos ejemplos para la sociedad. Pedimos que Al-láh una a maridos y a esposas, para que así retornen los hijos con los padres y los padres con los hijos. Recuerden estimados hermanos y hermanas que éste es el mes del perdón. Si quieres que Al-láh te conceda de Su Misericordia, entonces concede así pues, tu misericordia a otros.

Print Friendly

Leave a Reply

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.

More in Español (Spanish) (7 of 10 articles)